¡Hola Almenarillos y Almenarillas!

Tras un día para volver a la realidad de la rutina, teníamos unas ganas enormes de contaros el fin de semana de la Manada en La Casita. 28 lobatos y lobatas y 6 Viejos Lobos convivimos genial durante muchísimas horas (buenos, aunque mejor de eso no hablamos porque vaya lío con el cambio horario).

El sábado llegamos sobre las 10 e hicimos algunos juegos rápidos para activarnos. Después, realizamos la actividad de bases preparada por Tha: en ella trabajamos para romper los roles asociados con el género, concienciando sobre la corresponsabilidad de las tareas y la importancia del feminismo. Así, la mañana se nos pasó rapidísimo y los propios lobatos nos dijeron que habían aprendido mucho.

Por la tarde, cambiamos totalmente el chip. Seguimos trabajando en la Caza y para ello, hicimos un taller de puños de mono dirigido por Akela que quedó muy chulo. Esperamos poder enseñaros el resultado pronto!

Después de la merienda, Bagheera nos enseñó algunas cosillas sobre habilidades sociales, haciendo hincapié en la asertividad y la importancia de trabajarla. Por la noche, Darzee nos había preparado una actividad nocturna muy chula donde desactivar bombas por equipos. Aún así, al empezar a chispear y ver las caras de sueño de algunos lobatos, decidimos acostarnos no muy tarde.

A la mañana siguiente, se nos pegaron un poquito las sábanas y casi ningún lobato se despertó antes de tiempo... Sin embargo, aprovechamos ese descanso y un buen desayuno para recargar nuestras pilas.

El domingo por la mañana íbamos a hacer una gymkana sobre aspectos muy importantes del Libro de las Tierras Vírgenes (la ambientación de la Manada). Como estaba lloviendo, nos quedamos haciendo todas las pruebas en el Salón Flor de Lis, que es muy grande y cabemos todos los Lobatos sin problema. Baloo preparó una competición de manera que, a través de juegos, recordábamos las moralejas que esconde la Selva: corrimos, saltamos, pensamos mucho... ufff fue un no parar.

Además, nos dio tiempo a realizar una completa evaluación de la acampada y de la progresión de cada lobato/a antes de comer.

Lo dejamos todo recogido para después de la comida, retomar el camino de vuelta en bus satisfechos y contentos con el finde. Los Viejos Lobos lo pasamos muy bien y esperamos que así fuese también por parte de las lobatas y lobatos. Esta fue la última salida antes del campamento de verano...¡QUÉ GANAS!

Nos vemos pronto con más novedades... aunque el sábado 6, reunión habitual

¡Buena caza y largas lunas!



Para ver más fotos, pásate por nuestra galería.