Diez años. En algunos momentos, cuando uno se detiene ocasionalmente, y dirige su vista hacia atrás, hacia el camino que casi sin darse uno cuenta ha ido recorriendo, casi da vértigo.

No es una sociedad en la que las cosas perduren. No vivimos situaciones que inviten al altruismo. No sobra el liderazgo. No resulta fácil aglutinar a la juventud de nuestra época. Por eso y por otras razones, mirar atrás y ver lo que se ha construido, no puede ser menos que motivo de orgullo. De satisfacción. De grandes sensaciones. Y sobre todo, de sentirse acompañado.

El Escultismo es un gran movimiento, qué duda cabe. Más de 100 años generando Promesas por todo el mundo es impresionante. Pero lejos de las grandes corporaciones están las pequeñas pero cercanas realidades, donde hay que trabajar mucho, día a dia, para aportar ese granito de arena cuya finalidad no es otra que dejar este mundo en mejores condiciones de como lo encontramos. Eso es lo que intentamos hacer los scouts. Y eso es lo que intentamos hacer en este grupo; desde aquel día de 2005 en que nació, primero como una idea, después como una realidad.

Es el momento de dar las gracias. No sólo ahora, pero sí en este momento. Porque lo que es hoy este grupo, es el fruto del trabajo de muchas personas. De las que hoy están. De las que estuvieron. De las que, de un modo u otro, han prestado su colaboración, han entregado su tiempo libre (y no tan libre), han dado... tanto de sí mismos y de sí mismas que gracias a todos, Almenara es lo que es. Muy grande. Muy especial. Una gran familia.

No ha sido un camino fácil, y no lo sigue siendo. A lo largo de estos años, aciertos y errores, momentos memorables y otros menos, han ido conformando nuestra experiencia. Y la base de nuestra organización, el deseo de mejorar cada día, ha logrado que hayamos aprendido de lo vivido para continuar por el camino correcto. Y eso, es gracias a los que trabajan incansablemente por lo mejor de este grupo: los niños y jóvenes, desde el primer castor al último rover. Y desde el primer al último scouter. Y el comité....

Gracias a todos. Como Coordinador de este grupo, siempre me he enorgullecido de las personas que han trabajado a mi lado. He tenido la inmensa suerte de encontrar buenos voluntarios, trabajadores incansables, mejores amigos y, sobre todo, buenas y grandes personas. Sin ellos, sin ellas, sería impensable tener este Grupo. Gracias al Kraal de Almenara. Por su frescura y juventud noble. Por su ejemplo. Por su trabajo, por su saber estar con los niños y con los jóvenes, tan complicados a veces. Gracias, también, al Comité de Almenara. Un especial y gran trabajo callado sin el cual no podríamos haber conseguido tanto, ni haber hecho tantas cosas y llegado tan lejos...

Os deseo humildemente que disfrutéis de este año de celebración; un año de aniversario que es vuestro, que os lo merecéis, os lo habéis ganado. Y también queda mucho por hacer, hasta llegar a nuestro campamento de verano. Espero ver muchas caras en la cena del 28 de febrero. Porque el espíritu, sé seguro que lo voy a ver.

Volvamos nuestra vista adelante. Hay un camino por andar.

Antonio G. San Miguel

Coordinador