Buenas noches:

Empiezo presentándome, sobre todo, para aquellos pocos que todavía no me conozcan. Soy Raúl Mompó y desde hace unos meses soy Coordinador del Grupo. Por eso mismo, creo que me han pasado la presión de encargarme de este discurso que representa a todos los scouters del Grupo y también de daros una calurosa bienvenida y agradeceros que nos hayáis acompañado hoy.

Se me ha ocurrido pensar en una Vela de Promesas, al estilo en la que hacemos en Almenara, porque creo que ese es probablemente el momento donde somos capaces de sacar a relucir mejor nuestro sentimiento Scout. Porque así soy capaz de expresar mejor mis palabras de agradecimiento.

Yo soy Scout porque quiero. Y porque tengo esa suerte. Mis padres, igual que supongo que casi todas las familias que estáis aquí, quisieron para sus hijos una educación en valores. Les recomendaron un Grupo nuevo que iba a empezar cerca de casa y 15 años más tarde todavía no he salido por patas. Parece que esto engancha. Hay momentos de gran fuerza y otros de flaqueza, pero aquí se enseña a apoyarte en la persona que tienes al lado, en demostrar confianza y en superar en equipo cualquier obstáculo. Aprender y convivir siendo niño y niña es alucinante, pero en mi breve experiencia como scouter me he dado cuenta de que la satisfacción que supone ver ese crecimiento da lugar a pensar, planificar, organizar y ejecutar con una sonrisa sincera en la cara.

Quiero resaltar también que el equipo de scouter que tenemos es muy bueno. Somos muchos y en ocasiones es complicado conocernos todos tan bien como nos gustaría. Eso es cierto. Sin embargo, os garantizo que todas las personas que están con vuestras hijas e hijos son personas brillantes. Voluntarios que disfrutan con lo que hacen para otros. Se trata de personas apasionadas con dar. ¿Y qué reciben a cambio? La risa de una castora, un “gracias” de un lobato o una reflexión profunda de una Scout. Eso es lo que esperan. Además, tenemos la suerte de que muchos de los que estamos a día de hoy en el Kraal, hemos convivido en secciones, desde la Colonia hasta el Clan, con todas las experiencias que eso conlleva. Y no solo eso: únicamente tengo buenas palabras para las personas que han tocado nuestra puerta desde fuera, adultos que han entrado al Grupo y nos complementan tan bien.

No quiero olvidarme de aquellas personas que han sido parte de este camino, de este andar. Aquellos scouters que pusieron su granito de arena para que ahora sea todo más sencillo. Consiguieron sacar lo mejor de nosotros para, después, permitirnos coger su relevo. Construyeron donde había poco y cuando se fueron lo hicieron habiendo dado todo por los demás. No podemos hacer otra cosa que no sea daros las gracias.

Por otro lado, me gustaría reconocer a las familias. A vosotros que hoy nos acompañáis. Porque sois quienes depositáis vuestra confianza. Veis a vuestros niños y niñas crecer en valores y nos permitís que seamos parte de ese crecimiento. Es por ese motivo que este año nos gustaría plasmar ese agradecimiento hacia vosotros abriéndoos las puertas, preparando actividades para vosotros y enseñaros qué hacemos y cómo lo hacemos. Estas semanas no hemos podido quedar con vosotros porque el evento de hoy absorbía toda nuestra atención.

Mención aparte requiere el Comité de Padres. Madres y padres que desinteresadamente nos ayudan a poder hacer lo que hacemos. Llevan muchos años acompañándonos en mil proyectos, cubriendo tan tan bien las necesidades del Grupo y haciendo todo más fácil para nosotros. Muchas gracias por lo que hacéis ya que no es posible entender lo que somos sin hacer referencia a vosotros.

Hago un inciso para destacar la presencia de Luis, Alicia, Santi, Elena, Alberto y Sofía del Equipo Scout Regional y Pablo, coordinador del Grupo Scout Don Quijote. Desde septiembre he podido conoceros un poco, ya que hasta entonces no había tenido esa oportunidad. Gracias por demostrar que el escultismo no es algo que se haga solamente aquí. Se hace, y muy bueno, en Scouts de Castilla-La Mancha, pero también en el resto de rincones del mundo. Eso hace muy especial este movimiento, destaca la fuerza y la diversidad, siempre compartiendo el significado de la pañoleta al cuello.

Me gustaría también hablar de nuestros compañeros de viaje. Con esto me refiero a Ramiro, que siempre nos lleva en su autobús independientemente de dónde decidamos irnos, y a Julián. ¿Quién no sonríe cuando ve de nuevo a Julián aparcar el enorme trailer donde llevamos palos, tiendas y todo el material que necesitaremos para los 15 días de campamento? Gracias porque se os considera parte de Almenara.

Voy a terminar hablando directamente de 2 personas. Cris y Sanmi. Hace 15 años os juntasteis con otros conocidos locos y pusisteis a andar este proyecto. La vida ha avanzado, ha dado muchas vueltas. Sin embargo, seguís aquí. Pero es que sois parte fundamental de todo esto. Sois la ilusión, la columna vertebral. Nunca habéis evitado la responsabilidad. Habéis sido la guía para todos, las personas a las que acudir, la experiencia que mostrar… Hablo con total franqueza cuando digo que es imposible imaginar la contribución que tenéis en el grupo: a nivel humano sois personas excelentes. Dudo que alguien de aquí tenga alguna queja hacia vosotros y, si la tuviese, sé que les habréis cargado de razones para ver lo que todos vemos: dais muchísimo más de lo que recibís. Gracias por seguir, gracias por estar aquí, os necesitamos tanto o más que el primer día.

Termino dando las gracias de nuevo a todos por venir. Han sido 15 años emocionantes, 15 años de aprendizaje y, sobre todo, 15 años de convivencia. Vamos a seguir creciendo, así que espero que sigáis depositando vuestra confianza en nosotros.

Porque siempre,

Hay un camino por andar

Kraal Picarazos